Vía Crucis

via-crucis

 

Oración: Haz, Señor, que la meditación de los principales misterios de tu Sagrada Pasión, nos llene el corazón del dolor de nuestros pecados y de agradecimiento por el entrañable amor que nos demostraste. Amén.

Cada vez que se enuncia la estación correspondiente hacemos la siguiente jaculatoria:

C.: Te adoramos Cristo y Te bendecimos
R.: Porque por Tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Después de la oración de cada estación, rezamos un PADRE NUESTRO y UN AVE MARIA, mientras nos trasladamos a la siguiente estación.

Primera Estación:
JESUS ES CONDENADO A MUERTE

“Al oír esto, Pilato sacó afuera a Jesús y lo hizo sentar sobre un estrado, en el lugar llamado “El empedrado”, en hebreo, “Gábata”.
Era el dia de la preparación de la Pascua, alrededor del medio día. Pilato dijo a los judíos: ”Aquí tienen a su rey”. Ellos vociferaban: “¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícalo!”. Pilato les dijo: “¿Voy a crucificar a su rey?. Los sumos sacerdotes respondieron: “No tenemos otro rey que el César”. Entonces Pilato se lo entregó para que lo crucificaran, y ellos se lo llevaron.” (Jn 19, 13-16)

Oración: Líbrame Señor de la condenación eterna.

 

Segunda Estación:
JESUS CARGA CON LA CRUZ

“Después dijo a todos: “El que quiera venir detrás de Mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá y el que pierda su vida por Mí, la salvará. ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde y arruina su vida?” (Lc 9,23-25)

Oración: Señor, que yo te siga de cerca, llevando mi cruz de cada dia.

 

Tercera Estación:
JESUS CAE POR PRIMERA VEZ

“Después volvió junto a sus discípulos y los encontró durmiendo. Jesús dijo a Pedro: “Es posible que no hayan podido quedarse despiertos conmigo, ni siquiera una hora? Estén prevenidos y oren para no caer en la tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil” (Mt. 26,40-41)

Oración: Ayúdame Señor a que yo no caiga en la tentación y te ofenda.

 

Cuarta Estación:
JESUS SE ENCUENTRA CON SU MADRE

“Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre:”Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a Ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos” (Lc.2,34-35)

Oración: Señor, en la vida y en la muerte, la Virgen esté siempre junto a mí.

 

Quinta Estación:
JESUS ES AYUDADO POR EL CIRENEO

“Como pasaba por allí Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que regresaba del campo, lo obligaron a llevar la Cruz de Jesús” (Mc.15,21)

Oración: Señor, que ayudando a mis hermanos te ayude a Ti a llevar la Cruz.

 

Sexta Estación:
LA VERONICA SECA EL ROSTRO DE JESUS

“Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer, tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso y me vinieron a ver”. Los justos le responderán: “Señor: ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?. Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo” (Mt.25,35-40)

Oración: Imprime, Señor, en mi alma la imagen de tu Santísimo rostro, para que yo trate a todo el mundo con el amor con que le tratabas Tú.

 

Séptima Estación:
JESUS CAE POR SEGUNDA VEZ

“Y adelantándose un poco, se postró en tierra y rogaba que, de ser posible, no tuviera que pasar por esa hora. Y decía: “Abba –Padre- todo te es posible: aleja de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”. (Mc.14,35-36)

Oración: Líbrame, Señor, de las recaídas en el pecado y que no se haga mi voluntad, sino solamente la tuya.

 

Octava Estación:
JESUS CONSUELA A LAS MUJERES

“Lo seguían muchos del pueblo y un buen número de mujeres, que se golpeaban el pecho y se lamentaban por Él. Pero Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: “¡Hijas de Jerusalén!, no lloren por mí; lloren mas bien por ustedes y por sus hijos” (Lc.23,27-28)

Oración: Dame, Señor, lágrimas para llorar mis pecados.

Novena Estación:
JESUS CAE POR TERCERA VEZ

“Pedro, tomando la palabra, le dijo: “Aunque todos se escandalicen por Tu causa, yo no me escandalizaré jamás”. Jesús le respondió: “Te aseguro que esta misma noche, antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces” . Pedro le dijo: “Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré”. Y todos los discípulos dijeron lo mismo. (Mt. 26,33-35)

Oración: Concédeme, Señor, que mi propósito de no ofenderte sea eficaz.

 

Décima Estación
JESUS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

“Después que los soldados crucificaron a Jesús, tomaron sus vestiduras y las dividieron en cuatro partes, una para cada uno. Tomaron también la túnica, y como no tenía costura, porque estaba hecha de una sola pieza de arriba abajo, se dijeron entre sí: “No la rompamos. Vamos a sortearla, para ver a quien le toca”. Así se cumplió la escritura que dice: “Se repartieron mis vestiduras y sortearon mi túnica”. Esto fue lo que hicieron los soldados. (Jn. 19, 23-24)

Oración: Despójame, Señor, de cuanto me separa de Tí

 

Undécima Estación
JESUS ES CRUCIFICADO

“Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: “¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros”. Pero el otro lo increpaba, diciéndole: “¿No tienes temor de Dios, tú que sufres la misma pena que él? Nosotros la sufrimos justamente, porque pagamos nuestras culpas, pero él no ha hecho nada malo”. Y decía: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a establecer tu Reino” . El respondió: ”Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc.23, 39-43)

Oración: Señor, que yo cumpla con mi deber, por doloroso que sea.

 

Duodécima Estación:
JESUS MUERE EN LA CRUZ

“Cuando llegaron a Él, al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, sinó que uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y enseguida brotó sangre y agua. El que vio esto lo atestigua: su testimonio es verdadero y él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. Esto sucedió para que se cumpliera la escritura que dice: “No le quebrarán ninguno de sus huesos”. Y otro pasaje de la Escritura, dice: “Verán al que ellos mismos traspasaron”. (Jn. 19, 33-37)

Oración: Jesús mío, que tu cruz bendita selle mis labios en el momento de mi muerte.

 

Décimo Tercera Estación:
JESUS EN LOS BRAZOS DE SU MADRE

“Junto a la Cruz de Jesús, estaba Su Madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la Madre y cerca de ella al discípulo a quien Él amaba, Jesús le dijo: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”. Luego dijo al discípulo: “Aquí tienes a tu Madre”. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa. (Jn.19, 25-27)

Oración: Madre mía, se mi refujio en la hora de mi muerte.

 

Décimo Cuarta Estación:
JESUS ES SEPULTADO

“Al atardecer, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también se había hecho discípulo de Jesús, y fue a ver a Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús. Pilato ordenó que se lo entregaran. Entonces José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo depositó en un sepulcro nuevo que se había hecho cavar en la roca. Después hizo rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro y se fue.” (Mt.27,57-60)

Oración: Señor Jesús, descansa en mi corazón hasta el dia de mi muerte.

 

Concluímos con esta oración:
Oh DIOS, que quisiste la pasión y la muerte de tu Hijo, para librarnos del pecado, concédenos la gracia de la resurrección. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
Al final rezamos un Padre Nuestro y un Ave María, para obtener la Indulgencia Plenaria.

WordPress Theme built by Shufflehound. Copyright © 2013 - 2018 | Santa María del Espíritu Santo  - Diseño y Hosting: Seahorse Design